Teléfono: +06.222.4079
Redes Sociales:

Revista

Carrera de Comercio Exterior

El Efecto de la Industria 4.0 sobre el Comercio y el Desarrollo Económico

RESUMEN.- En la actualidad los diferentes cambios tecnológicos siguen rodeándonos y son más rápidos que nunca. Sin embargo, es importante destacar los beneficios que estos cambios aportan a las economías de los países. Cada vez más la tecnología cubre más lugares en el mundo, ya no somos las personas las que nos adaptamos a la tecnología, sino que ahora es la tecnología la que se está adaptando a nosotros. Con el pasar de los años esta se personaliza a las necesidades de cada individuo.

La industria 4.0 ha permitido que los estados, tecnifiquen sus producciones, ya que esta se basa sus procesos principalmente en la utilización de tecnologías y dispositivos, que permitan transformar y dar un valor agregado a la producción de cada uno de los países. Dentro de los países subdesarrollado sería de gran ayuda, puesto que daría la oportunidad de que estos países vayan más allá de una producción primaria, sino mejoren sus procesos mediante el uso de tecnología aumentado de esta manera su competitividad en el mercado.

La industria tecnológica ha sido de gran ayuda dentro del comercio internacional y negociaciones, puesto que permite a los operadores tener mayores oportunidades de ofertar sus productos, en distintos lugares del mundo, si bien es cierto la aparición de nuevas tecnologías es uno de los factores de gran importancia, para el desarrollo económico de los países, puesto que les permite que interactúen de una manera más amplia. El presente trabajo aborda temas tale como: el significado y principales características de la tecnología 4.0, así como también las funciones que cumple y el aporte que brinda dentro de los países, dentro del comercio internacional, esta tecnología aumenta las posibilidades de que los países expandan su mercado y aumenten su negociaciones.


INTRODUCCIÓN

Universalmente la tecnología y la ciencia, están incorporando cambios radicales en los sistemas tecnológicos que tanto afectan como benefician de global, procesos a los que se da el nombre de Revolución Industrial 4,0 y que han comenzado a preocupar a todas las naciones especialmente a las subdesarrolladas. La industria 4.0 se ha convertido en una corriente principal de la economía industrial, especialmente durante el último año. Este término, que nació a principios de la década en Alemania para dar nombre al proceso de transformación digital de la industria, está actualmente muy presente en ferias, congresos o publicaciones de la mayoría de subsectores que conforman la industria.

Industria 4.0 es un término que fue utilizado por primera vez por el Gobierno alemán y que describe una organización de los procesos de producción basada en la tecnología y en dispositivos que se comunican entre ellos de forma autónoma a lo largo de la cadena de valor. Este fenómeno representa un cambio tan grande que también se denomina como la cuarta revolución industrial. (Blanco, Fontrodona y Poveda, 2016, p. 151). A veces, esta presencia responde a verdaderos cambios productivos, pero a menudo se convierte en un simple elemento de promoción comercial. Este ensayo argumentativo se ha escrito con la voluntad de situar el concepto y el estado de la cuestión en la realidad comercial y económica. Por eso, se establecen como objetivos del artículo explicar qué es la Industria 4.0, cómo influye sobre el comercio y el desarrollo económico, mostrar la percepción real que tienen las empresas y el grado de aplicación de las tecnologías que componen la Industria 4.0.

Dentro del análisis en diferentes fuentes de información, se encontró que al referirnos a la evolución tecnológica se hace alusión a los sistemas ciberfisicos combinados con software, nanotecnología y tecnología digital que prometen favorecer la calidad de vida del ser humano en sus capacidades de aprendizaje y comodidad. Para fundamentar el presente ensayo se han tomado en cuenta los siguientes trabajos investigativos.

El objetivo del presente trabajo consiste en proporcionar una visión clara, lo más precisa posible, acerca de qué es Industria 4.0. Igualmente, se busca identificar y transmitir la trascendencia de las implicaciones derivadas de esta transformación a todos los niveles, especialmente en lo económico, industrial y social. (p.2)

La Comisión Europea ensalza la necesidad de impulsar la industria hacia una nueva revolución que permita recuperar la competitividad, el liderazgo y, por consiguiente, el bienestar económico europeo (Comisión Europea, 2013). Para lograr estos objetivos, es de vital importancia la implicación e inversión financiera en I+D+i tanto de los gobiernos como de emprendedores y empresarios, quienes de hecho ya están apoyando y promoviendo iniciativas y acciones que faciliten la transformación de sus países y de Europa en su conjunto.

Blanco, Fontrodona y Poveda (2016), en su artículo científico publicado en la Revista Economía Industrial, con el tema La Industria 4.0 sostiene que "el Estado de la Cuestión manifiesta que La Industria 4.0 generará una transformación tanto de oferta como de demanda. Las empresas industriales necesitarán contar con recursos propios o acceso a financiación para realizar estas inversiones y ser flexibles en los cambios. Los dos elementos pueden ser directa-mente proporcionales a la dimensión de la empresa. Igual que sucede de forma general en la inversión en I+D o en la implantación de la formación profesional dual, contar con pocas empresas medianas y grandes es un freno a la rápida incorporación de estas tecnologías. Por eso, la política pública tiene aquí un rol importante, puesto que tendrá que fomentar la dimensión empresarial y ayudar a crear un ecosistema de innovación robusto que facilite la transición de las empresas pequeñas y medianas hacia la Industria 4.0." (p.4).

Añadido a estos dos efectos, la innovación tecnológica expande la frontera de producción: con los mismos recursos, se puede producir más. De este modo, las sucesivas revoluciones industriales han comportado crecimiento económico y aumento de rentas a largo plazo. Sin embargo, a corto plazo, los trabajadores de la primera revolución industrial que no perdieron el trabajo no vieron aumentar el salario real durante décadas, a pesar de que su productividad mejoró de forma sustancial. Para hacer frente a las consecuencias de la digitalización industrial en el empleo, la formación continua de las personas será imprescindible, tanto a nivel de formación profesional como universitaria.


DESARROLLO

La necesidad de globalizarse requiere que el acelerado proceso de desarrollo de la digitalización de la industria y los servicios se acompañe de medidas concretas que, en el marco de la transición industrial, esquive la aparición de un nuevo y potente foco de desigualdades a escala individual, sectorial y territorial, propiciando situaciones de dualidad en las condiciones sociales y retributivas de los trabajadores, recurriendo al apoyo de políticas públicas solidarias, adicionales a las educativas. La transformación digital no sólo está cambiando nuestra economía, sino también la naturaleza de los mercados de trabajo y de la mano de obra.

En la historia de la humanidad, los avances tecnológicos han motorizado varios procesos de transformación radical en las condiciones materiales y sociales de producción. En la actualidad, las personas son testigos de una nueva fase de trasformación de la economía global; la Cuarta Revolución Industrial o mejor conocida como Industria 4.0, caracterizada principalmente por la digitalización del sector manufacturero e impulsada por el sorprendente aumento de los volúmenes de datos, la potencia en los sistemas computacionales y la conectividad.Otro de los factores vinculados con la competitividad, son el sistema de infraestructura, logística y conectividad digital, el costo energético y los talentos de las personas acordes a las exigencias de la Industria 4.0, los cuales ocupan un lugar importante en las decisiones de localización de las empresas globales.

La democratización en el acceso a tecnologías puntuales como impresoras 3D, impresoras de circuitos, y sistemas de Control Numérico Computarizados (CNC) reducen la importancia que tenían en algunos casos las economías de escala, permitiendo sustituir relaciones en la cadena de suministro y abriendo nuevas oportunidades para las My Pimes. Los mercados se expanden mediante plataformas de e-commerce donde se acorta la distancia entre el fabricante y el consumidor y se genera un canal de diálogo entre el fabricante y el consumidor que previamente no existía; se reducen intermediarios y se minimiza la posibilidad de crear valor mediante acumulación de inventarios/stocks. El cliente se ubica en el centro de la escena y se personalizan los productos. Para la industria manufacturera, el desafío dejó de ser “producir mucho con pocos recursos” o “vender mucho para conseguir una mayor participación en el mercado”. (Basco, 2018, párr. 3)

Esta industria promete que el ciclo de producción ya no solo se basa exclusivamente en diseñar y producir, sino también en que los productos logren venderse antes de producir, es decir, utilizar esta industria para ofrecer los productos antes de que los productos sean terminados, logrando una mayor eficiencia en la producción y comercialización de los productos, convirtiéndose en principal tendencia fabricar productos inteligentes que incorporen servicios. Se prioriza el “acceso” al producto por encima de la propiedad, mediante plataformas de innovación abiertas.

La transformación digital desafía a todos los actores sociales en distintos planos. Entre los desafíos tecnológicos se destacan: estandarizar las interfaces; perfeccionar los sistemas autónomos para la toma de decisiones; desarrollar infraestructura para el uso de grandes volúmenes de datos y mejorar la ciberseguridad. Entre los desafíos socioeconómicos cabe mencionar: evitar la concentración de las nuevas tecnologías en pocas empresas; garantizar la alfabetización digital en forma universal; desarrollar habilidades en los trabajadores acordes a las nuevas exigencias; monitorear los impactos sobre el mercado laboral, con especial atención sobre la desigualdad de ingresos entre hombres y mujeres, y reducir de brecha digital de género.

Otro enfoque optimista aportan (Gerbert, et. al, 2015), de Boston Consulting Group afirma que "las mejoras de productividad evitan deslocalizaciones e incluso crean empleo. Sobre esta base, los autores estiman que el escenario más probable de cara al 2025 sería un crecimiento adicional del PIB del 1% anual debido a la Industria 4.0, lo que haría que esta digitalización de la industria llegara al 50% del total. Esto generaría una pérdida de 610.000 puestos de trabajo en toda la cadena de producción, que se vería compensada con un aumento de 960.000 puestos en I+D y TIC, lo que daría un crecimiento neto de empleo de 350.000 personas" (párr. 17).

Como consecuencia de este desfase entre oferta y demanda, hace falta, por un lado, fomentar las vocaciones industriales, sobre todo entre las mujeres y, por otro, adaptar los contenidos curriculares a la Industria 4.0. Las empresas demandan personas con unos perfiles profesionales bastante concretos y especializados, que puedan adaptarse a los cambios que el sector va generando, como por ejemplo la capacidad de adaptación de lenguajes de programación, el conocimiento práctico y real en sistemas operativos y dispositivos en red, la capacidad de analizar grandes cantidades de datos o la programación robótica. En los últimos años se han creado o adaptado algunas titulaciones, las empresas continúan pensando que los contenidos curriculares impartidos en el aula no están suficientemente adaptados para dotar a los futuros graduados de las competencias necesarias en materia de Industria 4.0. Otro aspecto que las empresas todavía encuentran flojo en los contenidos formales es la adquisición de las competencias transversales, cada vez más valoradas, como por ejemplo los idiomas, el trabajo en red, la adaptación a los cambios, la creatividad, la proactividad, la autogestión y la resiliencia.

La revolución industrial 4.0 está abriendo nuevas oportunidades laborales y profesionales que serán cubiertas en la medida en que haya perfiles adecuados a estas necesidades. Por eso, la colaboración entre empresa y universidad toma mucha importancia, dado que este nuevo sector requerirá de perfiles que quizás hoy no existen, y por lo tanto hará falta un gran esfuerzo por parte de las entidades educativas. Se prevé que la Industria 4.0 comporte un cambio en la demanda de profesionales: el número de personal semi-calificado irá en descenso y se crearán nuevos puestos de trabajo de alta calificación sobre todo vinculados a las tecnologías de la información. Analistas de datos, diseñadores de aplicaciones y de robótica, entre otros, son perfiles que las empresas, tecnológicas y no tecnológicas, están demandando cada vez más. La Unión Europea ha estimado que se crearán alrededor de 900.000 puestos de trabajo tecnológicos hasta el 2020. Esto supone una gran oportunidad para estudiantes, pero a su vez plantea un gran reto a la comunidad educativa por la falta de especialización de profesionales que puedan cubrirlos y la necesidad de formarlos a corto y medio plazo. (Blanco, 2016, pág. 8)

La implementación de la tecnología 4.0 dentro de la industria es imprescindible, puesto que gracias a este se puede saber si se está aprovechando este potencial, y de esta manera poder prever la evolución futura permitiendo desarrollar políticas públicas de apoyo en innovación dentro de cada país. Con este objeto, cada gobierno debe realizar estudios que permitan determinar el grado de utilización de esta tecnología dentro de los procesos de producción ya que su utilización beneficia económicamente.

La revolución industrial 4.0 ofrece nuevas oportunidades tanto laborales como profesionales lo cuales irán siendo cubierto en la medida en que se vaya aplicando dicha industria, puesto que la utilización de esta dentro de la productividad de cada país aumentara la necesidad de adquirir nuevo personal y mejorar la calidad de vida de los habitantes.

CONCLUSIÓN: Para concluir se puede detallar de manera clara y concisa que la industria 4.0 nació para dar nombre al proceso de trasformación digital de la industria. Pues consiste en la digitalización de los procesos industriales por medio de la interacción de inteligencia artificial con maquinaria y la optimización de recursos para que las empresas sean más rentables en base a la adaptación de la producción y los recursos que dispone.

Lo más sobresaliente dentro de la industria 4.0 es; la automatización, la conectividad, la información digital y el acceso digital al cliente y usuarios en menor tiempo. Por ello en base a la eficiencia, se utilizan los recursos de forma adecuada, se detectan errores para corregirlos de inmediato y prevenirlo y se obtiene mayor productividad de bienes de calidad a costos reducidos. Hay que resaltar que al buscar eficiencia en las empresas se tiene un mayor cuidado del medio ambiente en comparación a las anteriores versiones donde lo que importaba era producir más y aumentar los beneficios económicos.

Hay que destacar que dentro de la industria 4.0 la automatización tiene dos facetas. Por un lado, se presenta un incremento en el desempleo por la sustitución de la mano de obra por las tecnologías. Por otro lado, relaciona, interacciona y distribuye los puestos de trabajo de forma más automatizada y descentralizada. En base a ello se incrementa la productividad y la remuneración.

Grupo de Investigación

Carrera de Comercio Exterior UPEC


BIBLIOGRAFÍA

  • Basco, A. (04 de 10 de 2018). Banco Interamericano de Desarrollo. Obtenido de https://blogs.iadb.org/integracion-comercio/es/industria-4-0-fabricando-el-futuro/?fbclid=IwAR2Tv747JezShIeRAJyFMTimGYeijNfA2Mqiyky_Xg9QAKq691FabceFvF0

    Blanco, R. (2016). LA INDUSTRIA 4.0: EL ESTADO DE LA CUESTIÓN. Obtenido de https://www.mincotur.gob.es/Publicaciones/Publicacionesperiodicas/EconomiaIndustrial/RevistaEconomiaIndustrial/406/BLANCO,%20FONTRODONA%20Y%20POVEDA.pdf

    Castresana, C. (2016). Industria 4.0. Obtenido de https://biblioteca.unirioja.es/tfe_e/TFE002004.pdf

    Gerbert, P., M. L., Rüßmann, M., Waldner, M., Justus, J., Engel, P., & Harnisch, M. (09 de 04 de 2015). Boston Consulting Group. Obtenido de https://www.bcg.com/publications/2015/engineered_products_project_business_industry_4_future_productivity_growth_manufacturing_industries.aspx

    Autores

    Literatura Citada

ComentariosDicusión

Buscar

Fotos de Flickr

Últimos Tweets

  • @ComercioUpec: Estudiantes y docentes de la carrera de Comercio Exterior realizan varias visitas de observación técnicas académicas por el Ecuador
    Enero. 20, 2019
  • @ComercioUpec:La carrera de Comercio Exterior finaliza su segundo período académico del año 2018
    enero. 26, 2019

último testimonio

La UPEC ha cambiado mi vida, estudiar allí ha sido una experiencia gratificante.

José López
EstudianteUPEC.

Suscríbase

Registre aquí su correo electrónico para recibir nuestra información

Nos comprometemos a enviar información a su correo electrónico.

ÚLTIMOS TweetS
CONTÁCTANOS
  • Dirección: Antizana S/N y Av. Universitaria, Tulcán,Carchi
    Ecuador
  • Teléfono: (06) 222.4029
  • Email: info@comercioexterior.ec
  • Lunes - Viernes: 8
  • 8:00 am - 18:00 pm
    Saturday - Sunday: Cerrado
Escríbenos

© 2018. «Ecuatoriana de Editores S.A.». Todos los derechos recervados.